Categorías
Sin categoría

Cuidado del Cabello en Vacaciones

 

 

 

 

 

 

 

Cuando salimos de nuestra rutina del día a día nuestro cuerpo cambia. En el caso de la piel no está igual debido a la cal del agua, el cabello en ocasiones tiene como poca vida, y es por eso que vamos hablar precisamente de esto, lo que le ocurre en verano al cabello y afecta a mucha gente.

El cabello es muy delicado a los cambios y sin embargo utilizamos los mismos productos para lavarlo y cuidarlo, eso que podría ser lo lógico no es totalmente correcto. La piel no está igual siempre, ni nuestro organismo, igualmente nuestro cabello.

El pelo crece mucho más rápido en verano por el calor, por la llamada vasodilatación de la raíz, pero también es la épica del año, donde más se deteriora. Al elegir el destino de nuestro viaje de vacaciones es importante pensar en el clima y preparar nuestro pelo para que no sufra, piensa que llevas un tratamiento durante todo el año lo puedes estropear en unas semanas fuera de casa.

Si te vas a lugares cálidos estas vacaciones, el aumento en la exposición solar y las altísimas temperaturas que se están viviendo en parte por el cambio climático va a ser algo constante y pueden volver tu cabello frágil. El pelo con una exposición prolongada al sol hace que se evapore el agua del cabello, generando deshidratación y provocando que al tacto se vea sin vida.

Este proceso provoca un aumento en lavados de cabello provocando que se pierdan los aceites naturales y propiedades del pelo. El secado del pelo al aire es una de las mejores soluciones para mantener un poco la hidratación.

Por ello, en verano se debe utilizar en zonas cálidas protector solar para el pelo y un champú más nutritivo.

 

En zonas más frías

 

De vacaciones en lugares fríos, hace que la humedad del aire se vea reflejado en el cabello, se vuelve poroso provocando que se rice el pelo, pierda cuerpo como se suele decir o se encrespe, especialmente pesado en melenas largas. El motivo de encrespamiento es porque la humedad la absorben las fibras y se expanden.

En los lugares con humedad, lo mejor es dejar que el cabello adquiera tono natural y forma, intentar ser su aliado. Si se cuida durante el año es menos probable que se encrespe tanto.

Los expertos concuerdan en que proteger el cuero cabelludo con gorras y sombreros, sanearlo, acondicionarlo y evitar si es posible utilizar secadores para dar respiro al pelo.